miércoles, 15 de enero de 2014

El rapto de Perséfone

¡Saludos! Me temo que no estoy cumpliendo muy bien con mi propósito de año nuevo... En fin...

Hoy os traigo una historia de la mitología griega la cual desconocía hasta hace unos días, pero que me encanta. Curiosamente, me topé con una imagen muy bonita de una chica pelirroja mientras buscaba imágenes de gatos negros:


Resulta que la chica de la imagen es Perséfone, también conocida como Kore o Proserpina, reina de los muertos y esposa de Hades. Simboliza el ciclo de las estaciones y establece un vínculo muy importante entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Es hija de Zeus y Deméter y, por lo tanto, hermana de padre de Artemisa y Atenea. Esta es su historia:

Según la leyenda, Perséfone estaba recogiendo flores en un campo acompañada de Atenea, Artemisa y algunas ninfas cuando su tío, el temible Hades, se enamoró de ella. En el mismo momento en el que la joven se agachó para recoger una flor, un funesto carro apareció a través de una grieta y  Hades se la llevó al mundo de los muertos. Algunos dicen que Perséfone lanzó un grito de terror, y por eso muchos piensan que fue un rapto. Al menos, eso fue lo que pensó Deméter cuando vio que su hija había desaparecido.


La diosa agrícola estuvo buscando a su hija durante nueve días, pero nadie supo decirle nada hasta que Helios, el Sol, que lo ve todo, le contó que había sido Hades quien se había llevado a su hija. Entonces, Deméter decidió dejar de ejercer sus funciones como diosa, causando así que los campos se secasen y las tierras se volviesen yermas. Los árboles no daban frutos y el hambre empezó a extenderse, pero la diosa se negaba a retomar sus labores hasta que no le devolviesen a su hija.

Zeus se encontró entonces en un gran aprieto, porque el orden del mundo estaba roto y peligraba la supervivencia de la humanidad. Por esta razón, se vio obligado a hablar con Hades para convencerle de que devolviese a Perséfone al mundo de los vivos. Sin embargo, por más que Zeus y Deméter insistían para que la joven volviera a reencontrarse con su madre, no pudo ser, ya que es muy difícil volver del mundo de los muertos una vez se ha cruzado la laguna Estigia. La única posibilidad que había era no haber probado alimento alguno de aquel mundo, cosa que Perséfone no había cumplido cuando comió sin querer algunos granos de granada (según algunos, fue Hades quien la engañó para que comiese, pero otros opinan que fue la propia Peséfone quien decidió hacerlo aun sabiendo lo que sucedería).

Así pues, llegaron a un pacto: Hades accedía a que la chica pasara parte del año con su madre, pero la otra parte tendría que pasarla reinando en el mundo de los muertos junto a él. De este modo, cuando Perséfone se reúne con su madre, la naturaleza despierta de su letargo, llegando así la primavera, pero cuando esta vuelve al inframundo, su madre se entristece y la naturaleza se marchita y aletarga, esperando al regreso de la joven. (Al parecer, Perséfone comió seis granos de la granada, y por esa razón se ve obligada a pasar la mitad del año en el mundo de los muertos, un mes por cada grano.)


No se sabe mucho de las funciones de Perséfone como reina de los muertos, ya que es un ámbito en el que nadie se quiere adentrar, pero al parecer, se adaptó bien a su estatus de señora del dios de los muertos y llego a enamorarse verdaderamente de Hades. Precisamente su amor por él fue lo que desencadenó un episodio de celos el día que encontró a Hades en la cama con la ninfa Minte. Perséfone se puso furiosa con la ninfa y la sacó a rastras del inframundo llevándola hasta las playas de Pilos, donde empezó a pisotearla hasta que su cuerpo quedó molido. Pero mientras el cuerpo de la ninfa se iba destruyendo, iba desprendiendo un olor fresco y balsámico. Hades, en compensación, la convirtió en una planta. Desde entonces, la menta silvestre crece de cara al mar.

Otra versión del mito de Minta es que la ninfa ya era amante de Hades antes de que éste llevase a Perséfone al mundo de los muertos. Minta, encolerizada, lanzó gritos y amenazas contra Perséfone, diciendo que ella era más bella, y que por lo tanto reconquistaría a Hades y expulsaría a la joven del mundo de los muertos, lo cual enfureció tanto a Perséfone como a su madre. Fue entonces cuando Deméter  comenzó a pisotear a la ninfa con sus sandalias hasta la muerte, razón por la cual renació como una planta estéril, ya que la diosa le impidió que diera frutos.


Ya puestos, os pongo la imagen que me llevo hasta Perséfone. Me apareció como "imagen similar" porque son de la misma autora, Cris Ortega (autora de la cubierta del libro "Donde los árboles cantan"). Hay que reconocer que sus trabajos son preciosos ^-^. Probablemente algún día de estos haré una entrada con unos cuantos de sus dibujos.


Y esta es la imagen completa gracias a la que descubrí el mito de Perséfone. Con esto me despido.
Espero que la historia os haya gustado tanto como a mí.



Epílogo

4 comentarios:

  1. Muy bueno, me he enamorado de Perséfone *--*

    ResponderEliminar
  2. Este es mi mito favorito! Cómo consigo la historia original? Hasta ahora solo encontré resúmenes o análisis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que te guste tanto. A decir verdad, desde que lo leí también se ha convertido en mi favorito >w<.

      Y sobre el modo de conseguir la historia original, no sé... Yo está entrada la hice sacando información de varias páginas, pero supongo que en libros sobre mitología serios se podrá encontrar... Siento no poder serte de más ayuda -.-'.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tiny Kaoani